GettyImages-493355229_mkdp9p

John Travolta, denunciado por acoso sexual por un masajista hace 17 años

La avalancha de acusaciones de acoso sexual y violaciones tumbó en una semana a uno de los hombres más poderosos de la industria del cine, Harvey Weinstein, sin embargo este no ha sido el único hombre acusado de abuso de poder. Todavía no se conoce ni su intensidad real ni cuándo dejará de resquebrajar el suelo de la industria cinematográfica más potente del mundo. Así lo reseña abc.es

Esta mañana , el diario Radar Online rescató un informe policial del año 2000 en el que el actor John Travolta fue acusado de acoso sexual a un masajista de 21 años. Los hechos ocurrieron en el Hotel La Quinta en Pal Springs, situado en California, al que el actor acudió al Spa, que cerró el local para recibir a la estrella del cine, para un «masaje corporal profundo». «Le preguntó a Travolta en qué área del cuerpo quería que se concentrara más, y Travolta respondió las nalgas», se puede leer en el informe.

Tras un primer tratamiento de exfoliación corporal en el que Travolta le dijo que «era muy atractivo y que lo había excitado», el intérprete le pidió al empleado si podía acompañarle a la sauna para «no estar solo», una vez ahí Travolta le metió la mano por debajo de la toalla y le frotó la parte interna del muslo. «Comenzó a frotar las nalgas desnudas del masajista, así como el surco entre ellas», asegura. Tras un momento tenso, el trabajador decidió retirarse, sin embargo el actor le siguió preguntándole si podía «enjabonarle la espalda», a lo que se negó rotundamente. Travolta no cesó en su empeño y le preguntó «si le gustaba el sexo entre hombres y de ser así, le contase cómo le gustaba fantasear».

Traumatizado por lo sucedido, el joven informó sobre el incidente al Departamento del Sheriff de Palm Springs, que envió a un oficial al centro de trabajo. El hombre se sintió «violado» según el informe policial. El oficial al mando explicó que «ninguno de los actos o declaraciones podían corroborarse». Por lo que el caso fue «cerrado sin fundamento» y el oficial aconsejó al masajista que hablase con un abogado civil.

Share With:
Rate This Article
Author

arttesis.pr@gmail.com

No Comments

Leave A Comment